martes, 26 de marzo de 2013

MI CONFRONTACIÓN CON LA DOCENCIA

Introducción
 Estudié la carrera de Ingeniería en Alimentos (1985-1989) y, luego más tarde Administración de Empresas (2002-2007).
 Cuando terminé mi primera licenciatura, decidí emprender un negocio propio que funcionó muy bien durante diez años, sin embargo debido a problemas personales tuve que venderlo y desprenderme de él, incorporándome a trabajar como agente financiero dentro del “Grupo Financiero Inbursa”.
 Dos años más tarde, ocupé la gerencia de cadenas y mercados en “Celular Premier”, sin embargo aunque me destaqué en estos trabajos, yo sabía que lo mío era la docencia. Tanto me ha gustado la docencia, que recuerdo muy bien que en vacaciones de verano cuando estudiaba el bachillerato, me ocupaba en dar clases de regularización a niños de primaria y secundaria.
 Mi primer contacto con un grupo fue en 1999 en el “Instituto de Capacitación Intensiva A.C.”, que es una escuela de educación media superior particular incorporada al sistema CBTIS, impartiendo las materias de Física y Química, donde trabajé hasta el año 2010.
En este centro trabajé muy a gusto, los grupos eran pequeños y teníamos mucha flexibilidad para impartir nuestras clases. Aunque no contábamos con laboratorios, nos las ingeniábamos para hacer experimentos y cumplir con los objetivos de estudio.
Deje el bachillerato, porque en el 2008 ingresé como profesor a la Universidad de León, en las facultades de Mercadotecnia, Administración y Contabilidad. Sentía que era hora de dar un paso más y dar clases a nivel licenciatura. Este año (2012), regresé al bachillerato en la misma Universidad de León a dar clases de Física y recién me incorporo al bachillerato de la Universidad Virtual del Estado de Guanajuato (UVEG) en el área de Química.
Desarrollo
En las palabras de Esteve (2003): “La enseñanza es una profesión ambivalente. En ella te puedes aburrir soberanamente, y vivir cada clase con una profunda ansiedad; pero también puedes estar a gusto, rozar cada día el cielo con las manos, y vivir con pasión el descubrimiento que, en cada clase, hacen tus alumnos.” Me gusta trabajar con jóvenes, me llenan de energía y vitalidad y te obligan continuamente a estudiar y mantenerte actualizado, sobre todo ahora con las nuevas tecnologías.
Ser profesor es mi vocación, estoy seguro y convencido. Para mí ser docente, significa ser un profesional y por ello, es que me mantengo estudiando y actualizándome. Actualmente estudio la Maestría en Administración de Instituciones Educativas con acentuación en Educación Superior en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Irapuato, además del curso de Especialización en Competencias Docentes para la Educación Media Superior de la UPN que ahora nos ocupa.
 Al igual que la mayoría de los profesores compañeros del curso, sino es que todos; empecé en la actividad docente “por accidente”, “por casualidad”.
 El perfil indica que somos profesionistas expertos en la materia, que sin embargo, un buen día nos enfrentamos a un salón de clases sin experiencia docente, ni conocimientos en como impartir una clase. “Como casi todo el mundo, yo me inicié en la enseñanza con altas dosis de ansiedad; quizás porque, como he escrito en otra parte, nadie nos enseña a ser profesores y tenemos que aprenderlo nosotros mismos por ensayo y error” (Esteve, 2003).
 Al analizar las aportaciones subidas al foro por los compañeros del curso, observo que coincidimos en los siguientes puntos:
1. Preparamos nuestras clases basados en una planeación, de tal forma que todas las actividades y tareas están previamente diseñadas y organizadas para evitar imprevistos y evitar la rutina e improvisación.
 2. El avance de los alumnos se registra en el portafolio de evidencias tanto del profesor como del alumno.
3. Se busca que el alumno sea competente en saber ser, saber conocer y saber hacer, pretendiéndose llegar a desarrollar la competencia programada.
 4. Indiscutiblemente; la docencia en cualquier nivel y cualquier institución tiene los mismos fundamentos: planeación, disciplina, responsabilidad, compromiso y una buena dosis de paciencia.
Cierre
Con el paso del tiempo he obtenido grandes satisfacciones, sobre todo el ver alumnos que se han graduado y actualmente se están desempeñando en puestos directivos.
Cuando a veces estoy por tirar la toalla, visualizo la adrenalina que sentí cuando mi primer día de clases y entro al aula lleno de energía, al 100%.
 Algunos motivos de insatisfacción que reconozco, son el excesivo trabajo administrativo sobre todo a finales de cuatrimestre, largas horas de sueño perdido por cumplir con las tareas de los cursos, la preparación de las clases y la revisión de tareas, para que los alumnos no cumplan con su parte...estas situaciones son en ocasiones frustrantes para mí.
 Pero estos “conflictos” son los que me llevan a mejorar mi desempeño. Esta actividad me hizo reflexionar sobre mi papel como docente y la mejora de mis competencias con el fin de lograr la excelencia. Además me hizo darme cuenta de la similitud de mi historia personal con la de mis compañeros de curso.
 Sus aportaciones me hicieron reflexionar y aprender de ellas. Cualquier jugador olímpico quiere ganar la medalla de oro, pero sólo uno puede ganarlo, y en esta profesión que he elegido: la docencia, mi meta es no solo ganar la medalla aurea, sino romper records mundiales.

 Referencias:
 Esteve J.M. “La aventura de ser maestro” Ponencia presentada en las XXXI Jornadas de Centros Educativos. Universidad de Navarra. 4 de febrero de 2003

2 comentarios:

  1. Buenas tardes Jesús Alberto interesante comentario en mi confrontación con la docencia. Efectivamente ha pasado sobre uno, como interlocutor experiencias gratas y en ocasiones no muy gratas por ejemplo en el primer día de clases, la falta de preparación para impartir la cátedra, muchos nervios, inseguridad, en ocasiones la mirada burlona de los alumnos,las contradicciones o señalamientos de parte de ellos, pero al final de cuenta como ya hemos sabido lo mencionado por Esteve en "la aventura de ser maestro" aprendemos a prueba y error.
    Indudablemente con el uso de las TICS, aprendo mejor de mis estudiantes y ellos de mí.

    Saludos desde La bella morena novia del sol"

    ResponderEliminar
  2. Muy buenas tardes Jesús Alberto!:

    Encuentro completa tu actividad, sin uda el hecho de haber tenido contacto con la iniciativa privada, te da un panorama más amplo de lo que implica la educación y lo que se esper ade los jovenes en el entonrno social y laboral.
    Como comentario, no es necesario que consideres un Inicio, un desarrollo y un cierre, toda vez que es un ejercicio de felexión e introspeccción narrativa.
    Muy bien por tu referencia, es tiempo de decidir si utilizarás el formato Chicago como lo has hecho en esata ocasión o el formato APA. La única condición es que utilices sólo uno de ellos.
    Tu archivo está listo para tu portafolio de evidencias para certificación. Es posible que tengamos que resumirlo un poco, ya te indicaré los lineamientos correspondientes.
    Saludos coridiales!

    ResponderEliminar