jueves, 25 de julio de 2013

TÉCNICAS DIDÁCTICAS PARA EL MANEJO DE GRUPOS




Las técnicas para el trabajo grupal son instrumentos, herramientas, y como tales. Cada una tiene sus propios objetivos y es útil para un fin específico. Las técnicas no son una panacea, no sirven para todo.



Es de vital importancia tener siempre en cuenta los objetivos implícitos de cada técnica. El mismo objetivo explícito puede lograrse de diversas maneras, a través de diferentes técnicas. La selección de una u otra técnica debe de estar orientada, sobre todo por los objetivos implícitos que pretende lograr, en  los que se encierran los aspectos informativos del proceso enseñanza-aprendizaje.



Las técnicas no son sagradas ni intocables. Como instrumentos que son, se les pueden hacer las modificaciones y adaptaciones que el maestro considere necesarias para el logro de los objetivos. También es posible crear nuevas técnicas mediante la combinación de dos o tres de las existentes.



Para que una técnica sea efectiva, debe de cumplir con las siguientes condiciones básicas:

1.     Seleccionar la técnica más adecuada para el objetivo que se pretende.

2.     Aplicarla en el momento preciso, no antes ni después.

3.     Aplicarla correctamente.



Cuando la técnica no alcanza los objetivos planeados es porque faltó alguna de estas condiciones. No es que las técnicas no sirvan, sino que no se supieron aplicar, no se llevaron a cabo en el momento adecuado o no se seleccionó la técnica apropiada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada