domingo, 23 de agosto de 2015

PARAMETROS QUE AFECTAN EL TRABAJO ACTUAL DE LOS PROFERSORES EN EL NIVEL PRE-ESCOOLAR

El nivel de la educación impartida en los centros escolares actualmente es un tema de preocupación para la sociedad en general y las autoridades del área de educación de cada país.
          Después de identificar los patrones de respuesta que afectan el trabajo actual de los profesores en el nivel pre-escolar se considera que las comunidades de aprendizaje pueden generar cambios significativos en los centros de educación pre-escolar.
Existen diferentes razones por las cuales las personas deciden agruparse con otros, y esta afinidad se logra a partir de intereses comunes como por ejemplo política, social, cultural, religiosa y por supuesto las comunidades profesionales, que es la que se pretende establecer con la presente propuesta.
Ver trabajo completo en la siguiente dirección:

https://es.scribd.com/doc/275811388/Parametros-Que-Afectan-El-Trabajo-Actual-de-Los-Profesores-en-El-Nivel-Pre-escolar

domingo, 9 de agosto de 2015

COMUNIDADES DE PRÁCTICA Y APRENDIZAJE

Resumen:
 La escuela presenta una estructura organizacional que no ha cambiado en muchos años, no obstante, es reconocida la relevancia y la evolución de la educación en la perspectiva de la sociedad del conocimiento que surge a partir de una serie de fenómenos que caracterizan una nueva economía. Las comunidades de práctica y de aprendizaje se están generalizando en las instituciones de educación superior buscando la construcción del conocimiento a través del trabajo colaborativo de sus participantes.
Palabras clave:
Comunidades de práctica, comunidades de aprendizaje, trabajo colaborativo.

Las instituciones de educación superior no pueden ser ajenas al cambio permanente que se presenta en el contexto mundial. El modelo organizacional que actualmente se utiliza en las escuelas esencialmente no ha cambiado desde el Siglo XVII. A pesar de los esfuerzos repetidos para crear cambios significativos en las instituciones educativas, las escuelas en la actualidad se siguen pareciendo a las de antaño (Bascia y Hargreaves, 2000), su estructura organizacional está diseñada para realizar trabajo industrial y no trabajo de conocimiento que es la práctica docente.
“La organización diseñada para realizar trabajo industrial tiene efectos contrarios al tratar de realizar trabajo de conocimiento” (Flores y Torres, 2010).
  Con la mentalidad y las estrategias tradicionales no será posible aspirar a una educación diferente. El cambio de paradigmas que conlleva la evolución hacia la sociedad del conocimiento sugiere ver a las escuelas más que como organizaciones burocráticas, como comunidades que aprenden.
 El cambio, lo nuevo, al pasar a un nuevo paradigma reclaman audacia, imaginación y coraje. Como decía Albert Einstein: “Hay que cuestionar el conocimiento convencional, hay que retar lo hasta hoy establecido”.
La única posibilidad es pensando de otro modo, desde otras lógicas. Los profesores de hoy y del futuro requieren mecanismos tales como: compartir sus aprendizajes y experiencias, recibir retroalimentación y realizar cambios en aras de mejorar su práctica docente. Los cambios del futuro requerirán de las comunidades de aprendizaje (Fullan, 2001).
“Una comunidad de aprendizaje es una comunidad humana organizada que construye y se involucra en un proyecto educativo y cultural propio, para educarse a sí misma, a sus niños, jóvenes y adultos, en el marco de un esfuerzo endógeno, cooperativo y solidario, basado en un diagnóstico no sólo de sus carencias sino, sobre todo, de sus fortalezas para superar tales debilidades.” (Torres, 2004).
Los profesores son creadores de conocimiento, sin embargo; no es frecuente que por iniciativa propia promuevan el aprendizaje y la creación de conocimiento en forma individual, por ello se hace necesario agruparlos en comunidades de práctica.
Las comunidades de práctica son una parte integral de nuestra vida diaria. (Wenger, 2002).
Una comunidad de práctica es un grupo de personas autónomas cuyas prácticas se alinean con imperativos estratégicos y desafían la creación de valor generando conocimiento y aumentando capacidades (Romero y Aguirre, 2007).
Nickols (citado por Martínez Sánchez, 2010, p.289) define a las comunidades de práctica de la siguiente manera: “Son grupos de personas en las organizaciones que se conforman para compartir lo que saben, para aprender los unos de otros, tomando elementos de su trabajo y mirando el contexto social de ese trabajo”.
  De una manera más sencilla, son un grupo informal de personas que tienen en interés común en compartir su conocimiento y habilidades que han obtenido en beneficio de la comunidad de la cual forman parte (Gutiérrez Aladro, 2010).
“Todos pertenecemos a comunidades de práctica. En casa, en el trabajo, en la escuela, en nuestras aficiones: pertenecemos a varias comunidades de práctica en cualquier momento dado. Y las comunidades de práctica a las que pertenecemos cambian en el curso de nuestra vida. En realidad, las comunidades de práctica están por todas partes.” (Wenger, 2002).
Estas redes de conocimiento o comunidades de práctica pueden ser presenciales o virtuales. Las comunidades virtuales se caracterizan porque sus integrantes se sienten parte de un grupo social, compartiendo conocimientos sobre una temática determinada adquiriendo así otros nuevos. Fernback y Thompson (1995, citados por Parra, s/f) las definen como: “Relaciones sociales forjadas en el ciberespacio a través del contacto repetido dentro de un espacio concreto alrededor de un tópico determinado”. En las comunidades virtuales el trabajo colaborativo, el intercambio de experiencias y conocimientos suelen darse juntos, por lo tanto la interacción constituye el núcleo del aprendizaje en red (Parra, s/f), sin la necesidad de localizarse en un mismo lugar o contactarse físicamente. Actualmente forman parte de las nuevas estrategias educativas con ambientes de enseñanza más flexibles que buscan la construcción del conocimiento a través del trabajo colaborativo de sus participantes.
Referencias:
Bascia N. y Hergreaves A. (Eds.) (2000)The sharpe edge of educational change. Teaching learning, and the realities of reform. London, Routledge Falmer.
Flores, M. y Torres, M. (2010). La escuela como organización de conocimiento. México: Editorial Trillas.
Fullan, M.(2001) The new meaning of educational change (3ª. Ed), New York, EE.UU., Teacher College Press
Gutiérrez Aladro L. A. (2010) Tres rumbos eN el desarrollo profesional del profesor: Práctica reflexiva, comunidad profesional de aprendizaje y comunidad práctica En: Flores-Fahara, M., Torres-Herrera, M. (coords.) La escuela como organización de conocimiento. México, D.F.: Trillas. P. 227-249
Martínez Sánchez, A. (2010) Comunidades de práctica y escuelas que aprenden, como entidades que administran conocimiento. En: Flores-Fahara, M., Torres-Herrera, M. (coords.) La escuela como organización de conocimiento. México, D.F.: Trillas. P. 277-303.
Parra Z., E. (s/f) Comunidades virtuales de aprendizaje. Consulta realizada el 22 de Octubre del 2012 en: http://www.slideshare.net/edparraz/comunidades-virtuales-de-aprendizaje
Romero D. D. y Aguirre G. J. (2007) Comunidades de práctica. Consulta realizada el 22 de Octubre del 2012 en: sitios.itesm.mx/va/dide2/doctos_2007/comunidades%20practica.pdf.
Torres R. M. (2000) Una decada de educación para todos: la tarea pendiente. Buenos Aires Argentina: Instituto Internacional de Planeamiento de la Educación. Consulta realizada en internet el día 24 de Octubre del 2012 en: http://www.cerlalc.org/redplanes/secciones/biblioteca/docs_marco_rosatorres.pdf Wenger, E. (2002). Communities of practice. EUA: Cambridge University Press