domingo, 22 de julio de 2018

LA ADMINISTRACIÓN DEL CONOCIMIENTO


El conocimiento se define como: '' el hecho o condición de conocer algo con familiaridad adquirida mediante la experiencia o de la asociación'' (Merriam Webster, 1996).
Sin embargo, la Administración del conocimiento: “Es una disciplina que aprovecha el contenido de manera sistemática y la experiencia para proporcionar la innovación, la capacidad de respuesta, la competencia y la eficiencia'' (Pohs, 2001).
Como concepto, la administración del conocimiento ha disfrutado de una década de  inmensa popularidad, trasladándose más allá de su condición de moda y encontrándose ahora anclado en los procesos estratégicos y de gestión de empresas, gobiernos e instituciones (Malhotra, 2005).
El conocimiento es algo que todos buscan. Cada día los miembros de una organización se enfrentan a nuevos problemas y oportunidades de mejora. La administración del conocimiento pone “orden en el caos” permitiendo a los empleados a encontrar y centrarse en su negocio. Entre los beneficios que aporta se encuentran: la  reducción de los costos, acceso a todos los individuos dentro de la organización y mejora continua.
 La administración del conocimiento no proporciona todas las respuestas a los problemas sino que facilita el aprendizaje de respuesta. Este es un aspecto importante de entender. La administración del conocimiento proporciona nuevas perspectivas sobre un problema,  lo que le permite ser resuelto de  maneras nunca antes imaginadas. No es solo información sino la transformación de esa información en conocimiento.
Es importante darse cuenta de que la administración del conocimiento más que un problema técnico, es un problema cultural. La Tecnología de la Información (IT) es fundamental para que se dé el conocimiento. Tal es el caso de aquellas instituciones que invierten en IT, estás perciben avances significativos en la gestión del conocimiento. Es necesario hacer una inversión significativa en IT como lo demuestran los estudios porque es allí donde se puede lograr hacer conocimiento. Con un poco de investigación en tecnología se lograran grandes avances en relación al conocimiento. La tecnología puede ayudar a la administración del conocimiento, pero se no tendrá éxito basado exclusivamente en ella.
 La administración eficaz del conocimiento cambia las organizaciones de forma y la función de las personas. Cambia la manera como las personas realizan sus tareas diarias, y esto se correlaciona con cambios en los valores de la organización y las creencias.
Mediante la aplicación de los procesos de la administración del conocimiento a los problemas que enfrenta la organización, los líderes pueden ver y aprender más sobre los problemas como nunca antes.
Actualmente se está poniendo mayor énfasis en la administración del conocimiento por medio de las culturas organizacionales, estructuras y sistemas que faciliten el flujo de conocimiento entre las personas, las estructuras y los sistemas de apoyo de las tecnologías, aunque irónicamente, esto ha dado lugar a confusión cada vez mayor en el mejor modo de gestionar iniciativas de la misma.
El conocimiento es el que propicia la innovación, ya que es gracias a los nuevos conocimientos que se pueden crear nuevos productos, marcas, servicios, etc., que beneficien a las instituciones en el tema de competitividad, pero para ello es de suma importancia que una parte del presupuesto de las empresas este destinado al desarrollo profesional de su personal, de esta forma el capital intelectual se actualiza y adquiere mayor valor.
La administración del conocimiento es una tarea de mucho trabajo ya que se requiere tener claridad que es lo que quieren. Esta es una de las razones por lo que las empresas o instituciones van al fracaso ya que no tienen una claridad sobre lo que es la Gestión del conocimiento.
Según estudios el 70% de las empresas fracasan.  Las empresas hablan de gestión del conocimiento de diversas formas tal es el caso de la IBM y Lotus que manifiestan que la gestión del conocimiento como "una disciplina sistemática que aprovecha el contenido y la experiencia para proporcionar innovación, responsabilidad, competencia y eficiencia".   Microsoft prefiere afirmar que: "La gestión del conocimiento no es más que manejar el flujo de información, para obtener la información correcta a las personas que lo necesitan para que puedan actuar sobre ella rápidamente". Ambas definiciones tienen elementos que conllevan a poder comprender lo que es la gestión del conocimiento, pero no tienen la verdad absoluta, es por ello que cada empresa define la gestión como mejor le plazca.
Las Universidades son las grandes gestoras del conocimiento y a través de sus profesores y equipo de investigadores tienen el potencial de generar conocimiento y posterior a esto, proponer productos o servicios que pueden llegar a ser innovadores si cuentan con la aceptación del mercado y generan valor.
 Para que algo se considere innovador, debe tener aceptación del mercado porque le genere un valor no necesariamente económico. Por ejemplo: Facebook fue toda una innovación aunque al consumidor final no le cueste pero su modelo económico radica en la publicidad que vende. Cualquier producto de los exitosos de Apple son productos innovadores, fueron innovaciones del gusto del consumidor y pagó por ellos. Entonces es el capital humano el mayor activo de las organizaciones.
Una universidad puede comprar la computadora más sofisticada del mundo pero eso lo puede hacer la competencia. Lo que la competencia no puede tener es a nuestros profesores e investigadores, podrá tener otros pero no los nuestros a quienes les facilitamos lo necesario para que generen conocimiento. Esa debe ser una de las misiones de las universidades.
En las organizaciones se crearon áreas de Investigación y Desarrollo  (I & D) precisamente para que fueran capaces de generar conocimiento, estrategia que les da un valor competitivo en el mercado.

Referencias:
Beesly L & Cooper C (2008),"Defining knowledge management (KM) activities: towards consensus", Journal of Knowledge Management, Vol. 12 Iss: 3 pp. 48 - 62

Call, D (2005) 2005),"Knowledge management - not rocket science", Journal of Knowledge Management, Vol. 9 Iss: 2 pp. 19 - 30

Malhotra, Y. (2005), ‘‘Integrating knowledge management technologies in organizational business processes: getting real time enterprises to deliver real business performance’’, Journal of Knowledge Management, Vol. 9 No. 1, pp. 7-28.

Merriam Webster (1996), Merriam Webster’s Collegiate Dictionary, 10th ed., Merriam-Webster, Springfield, MA, p. 647.

No hay comentarios:

Publicar un comentario