lunes, 23 de julio de 2018

¿QUÉ CARACTERIZA A LA ECONOMÍA BASADA EN EL CONOCIMIENTO?



De acuerdo con Beesley y Cooper (2008): “Una característica actual de la economía basada en el conocimiento es que se basa en la innovación y el capital intelectual para generar valor económico”.
La economía basada en el conocimiento se caracteriza por la innovación, que está fundamentalmente ligada a los nuevos conocimientos. La innovación es una ventaja económica clave para el crecimiento.
Este tipo de economía requiere de una considerable inversión en capital intangible, y es por ello que no se puede desarrollar en un 100%, porque en la mayoría de las ocasiones las empresas realizan mayor parte de inversión en los bienes tangibles.
Peter Drucker (1995) menciona que es a través del conocimiento manejado como un capital por su propietario, como la sociedad clasista que caracteriza al capitalismo empieza a desaparecer. El conocimiento es un generador de valor de tipo económico o agregado.
“El conocimiento como recurso clave es fundamentalmente distinto de cualquiera de los recursos clave tradicionales, es decir, de la tierra y del trabajo, y hasta del capital. No está atado a ningún país. Es transnacional. Es portátil. Se puede crear en cualquier parte, rápidamente y a bajo costo” (Drucker, 1995, p. 252)
El Banco Mundial ha identificado cinco características fundamentales de una economía basada en el conocimiento: 
1) Competitividad y atractividad de la economía. Esto se refiere a la capacidad de la economía de atraer inversión extranjera que al mismo tiempo genere un efecto multiplicador en la economía local, no sólo al crear nuevas fuentes de empelo, sino también al capacitar al personal en nuevas técnicas y nuevas habilidades que permitan incrementar la competitividad de los sectores productivos del país receptor de la inversión extranjera.
2) El marco institucional. Implica tener instituciones eficientes y que hagan valer las leyes, al mismo tiempo que protejan la propiedad privada y que fomenten el desarrollo económico y social.
3) La infraestructura, particularmente en sistemas de información. Además de considerar la importancia de la infraestructura tradicional es importante que los países –y sus regiones – tengan sistemas de comunicación eficientes que permitan la transferencia del conocimiento, no sólo de las fuentes generadoras del mismo, como las universidades y los centros investigación, sino también mediante los mismos sectores productivos.
4) Capital Humano. Considerar la capacidad generadora de conocimiento del país o región; en la medida en que se tenga un mayor porcentaje de población con altos niveles educativos, se tendrá una mayor capacidad de transferir conocimiento y de innovar.
5) Capacidad emprendedora y de innovación. La capacidad de generación de riqueza en una economía está a cargo de la empresa, del sector productivo, pero para que esto suceda es necesaria la “destrucción creativa”, que bien propuso Schumpeter hace algunas décadas. Sin embargo, para que suceda dicha destrucción creativa y que se traduzca en fuente de riqueza es necesaria tanto la participación de personas emprendedoras dispuestas a tomar riesgos, así como de un sistema que fomente y que permita la innovación y el desarrollo empresarial.

Referencias:
Banco Mundial. (2005). Knowledge Assessment Methodology (KAM). Consultado en línea el 21 de agosto del 2012.http://info.worldbank.org/etools/kam2005
Beesly L & Cooper C (2008),"Defining knowledge management (KM) activities: towards consensus", Journal of Knowledge Management, Vol. 12 Iss: 3 pp. 48 – 62
Drucker, P. (1995) Managing in a time of great change. New York: Truman Talley Books/Dutton

No hay comentarios:

Publicar un comentario